Del Presidente de la Asociación

La idea de crear en España algún tipo de organización, donde cualquier mujer de habla rusa puede pedir ayuda, me vino a la mente después de una historia muy triste, que no tenía un final feliz.

Primero se me ocurrió la idea de reunir a todas las chicas locales. Sacarlas de internet, para juntarlas en algún lugar estupendo, con unos vestidos hermosos para presentarnos; darles la oportunidad de hablar sobre ellas mismas y sus negocios, para sus proyectos locales - sociales e educativos. Nadie había realizado eventos semejantes en nuestra provincia, pero yo creía que esta era una gran idea.

Mucho antes de la preparación de nuestro primer evento en uno de los grupos de chicas en Facebook, una joven de otra ciudad de España pidió ayuda. Después de que su esposo la había pegado, ella se había ido de su casa sin nada, llevándose consigo solo lo más valioso: su pequeño hijo. En el grupo pidió que si pueden ayudarla a encontrar una habitación, y cualquier trabajo para poder seguir adelante. Aparentemente, ella no tenía a dónde ir, ya que colocó su grito de ayuda en el grupo de Facebook. Tal vez se había mudado recientemente y todavía no había encontrado amigas que pudieran haberla acogido para un tiempo. También es posible que ella no hablara español o no lo hablaba lo suficiente como para pedir ayuda a los servicios sociales en España. O tal vez ella ni siquiera sabía que existen, yo tampoco lo sabía en ese momento. Desafortunadamente, ninguna de nuestras chicas la ayudó. Y no estaban obligadas. Alguien prometió encontrar un trabajo — no funcionó. Alguien quería ayudar con la vivienda — también ha fallado. Y alguien escribió, que “ella misma tiene la culpa” y que “No tiene que estar dando vueltas con el niño por las calles: que se vaya a casa”, porque “si te pega- te quiere”. Ella no tenía a dónde ir. Y volvió. Y su marido la mató.

Me entere de esta historia un par de meses después, cuando una conocida suya escribió en el mismo grupo sobre lo que pasó. También pidió que las chicas del grupo tomen más en serio los gritos de ayuda. Que traten de cumplir sus promesas, cuando se las dan a alguien. Que den buenos consejos, al vez de alejarse del problema usando palabras como “ella misma tiene la culpa”. Porque, resulta, que a veces alguien no tiene absolutamente a nadie a quien acudir, excepto el grupo de chicas en Facebook. Absolutamente a nadie.

En aquel tiempo yo no sabía nada sobre la estructura de la asistencia social en España, ni tampoco para las ayudas a las mujeres que han sufrido violencia de género. Ni siquiera sabía que se llamaba así. Para mí era impensable en absoluto creer lo que me habían dicho unos años antes - que un marido podría golpear a su esposa, y que a veces la podría golpear hasta la muerte. En mi opinión, esto era imposible. La misma mujer a la cual confesaste tu amor, que sostuviste de la mano, con la cual, quizás, criaste a vuestros hijos, viviste noches de vela, saludaste los amaneceres y seguiste las puestas del sol… Y esta mujer que es en un principio más débil, que te eligió a ti, porque eres el mejor, que te confió su vida " Hasta que la muerte nos separe ", quien te ama, cuida y crea un ambiente acogedor en tu hogar, la mejor mujer que tú elegiste entre miles, tú la puedes matar a puñetazos?! Ver el terror en sus ojos, la sangre, pero seguir golpeándola hasta romperle los huesos y los dientes?! Bueno, en las películas, probablemente lo muestran - en los thrillers, pero en la vida normal con personas normales, donde no hay espacio para el alcohol y las drogas, pensaba que esto simplemente no sucede. Qué suerte tenía.

Por alguna razón, me pareció que era yo la que no había hecho lo necesario para salvarla. Que esto podía no haber sucedido, y que hay algo que depende de mí. Qué debo hacer algo para que no haya más casos como este. La decisión de crear algo fue tomada y con el tiempo se formó en una tarea más específica: la creación de una asociación de beneficencia femenina, a la cual cualquier mujer de habla rusa, puede venir para pedir ayuda. Cómo proporcionar dicha ayuda, quién trabajará en esta asociación y de dónde obtener dinero para todo esto - estas son las preguntas a las que he estado buscando respuestas desde entonces.

Tuve mucha suerte, tengo amigas maravillosas, llenas de ideas, que además no son indiferentes. Me apoyaron desde el principio, y solo gracias a su trabajo, dedicación, fe absoluta en lo que hacemos, profesionalismo y perfeccionismo, llegamos al hecho de que la asociación está oficialmente registrada, se celebran eventos sociales, están surgiendo nuevos proyectos. Una gran contribución al trabajo de la asociación es realizada por voluntarios - mujeres de habla rusa de toda España que ayudan con los artículos para nuestros sitios web, así como directamente en los eventos.

Estamos unidos por una idea: formar una infraestructura que ayude a las mujeres de habla rusa a sentirse en España como en su casa. Encontrar nuevos amigos y socios no solo entre los que hablan ruso, sino también entre la población local. Crecer espiritual e intelectualmente a través del enriquecimiento mutuo cultural y profesional.

Nuestro lema: "¡No estás sola!"

Es fácil si estamos juntas.